Protección intumescente de estructuras

Recubrimiento intumescente en base agua compuesto de resinas de acetato de polivinilo y ligantes para la protección contra el fuego de las estructuras metálicas aplicado con un equipo airless por su rapidez y calidad en el acabado.

Se aplica directamente al contorno imprimado de vigas y pilares, ofreciendo una protección contra el fuego de 120 minutos dependiendo de la masividad del elemento estructural. En un incendio, se produce una reacción química, causando la expansión del recubrimiento intumescente formándose una capa aislante, la cual evita el aumento de la temperatura del acero a niveles críticos.

Sus diferentes ventajas son el acabado decorativo y permanente, la fácil aplicación y limpieza con agua y la resistencia a los daños mecánicos y químicos.

Como expertos en sistemas ignifugos en Madrid. sabemos que es importantísimo que las empresas de construcción tengan muy presentes las medidas contra incendios a la hora de levantar un edificio. Desde hace unos años, una de las medidas más utilizadas y por la que preguntan continuamente los clientes es la pintura intumescente. Este tipo de pintura no consigue apagar el fuego, pero su misión consiste en evitar que el incendio se propague a otras partes del edificio con rapidez. Además, es también una manera de proteger a las paredes y estructuras.

La pintura intumescente, cuando aumenta mucho la temperatura a causa del fuego, se hincha tanto y de tal manera que en esa zona aparece una especie de espuma que no entra en ebullición. Las altas temperaturas no consiguen fundirla ni despegarla de la pared. Así, la estructura está protegida del fuego y no alcanza las temperaturas a las que llegaría de no contar con esta protección. Son tantas las ventajas de contar con este material, que cualquier empresa de protección ignífuga en Madrid centro la recomienda.

En la mayoría de los casos, las estructuras de los edificios, naves, etc., son metálicas y, cuando las alcanzan las llamas, llegan a alcanzar temperaturas muy altas. El problema es que a estas temperaturas, pueden debilitarse y deformarse y dejar de sustentar la cubierta que se desplomaría hacia el interior.

Las diferentes sistemas ignifugos en Madrid. forman parte de lo que conocemos como medidas pasivas de protección contra incendios: elementos constructivos que presentan una barrera física contra el avance del fuego e impiden su propagación. Entre estos elementos cabe señalar el tratamiento ignífugo de las estructuras, las puertas y compartimentos cortafuegos, los diques de contención de materiales inflamables… Medidas todas ellas que no van a apagar las llamas, pero van a evitar que éstas se propaguen al resto de las dependencias de la edificación.

Por el contrario, las llamadas medidas de protección activas son las que requieren de una acción directa sobre las instalaciones y medios materiales para la protección contra los incendios o su extinción. Entre ellas destacamos la colocación y uso de los extintores. Los sistemas de detección de humos o llamas…

Una de las medidas más eficaces de protección pasiva es la compartimentación de la edificación mediante paneles de fibrosilicato disponibles en diferentes índices de resistencia que se utilizan en función del tipo de resistencia al fuego que exija la normativa para las diferentes instalaciones en las que trabajan los técnicos de Sella2 Protección Pasiva.

Lo mejor para tu tranquilidad es contar con una empresa como Sella 2 Protección Pasiva, S.L. en dónde velamos por tu seguridad, gracias a nuestra experiencia en las medidas de protección contra incendios.

Protección de estructura mediante pintura intumescente